TERAPIA FAMILIAR

Terapeuta familiar Zaragoza

¿En qué consiste la terapia de familia?

La terapia familiar es un enfoque terapéutico que se centra en abordar los desafíos y conflictos que afectan a una familia en su conjunto. En lugar de centrarse en los miembros de la familia de forma individual, reconoce que estos individuos y sus problemas emocionales, comunicativos o relacionales no existen de forma aislada, sino que son parte de un mismo sistema y que, por lo tanto, son influenciados por las dinámicas e interacciones que se dan dentro de este. 

El terapeuta familiar trabaja con todos los miembros de la familia presentes en la sesión para comprender cómo se comunican, resuelven problemas y se relacionan entre sí. Durante las sesiones, se busca identificar patrones de comunicación disfuncionales, reglas implícitas, roles asignados y tensiones subyacentes. 

A medida que los miembros de la familia aprenden a comunicarse de manera más efectiva y a comprender las perspectivas de los demás, se crea un espacio donde pueden abordar los problemas de manera colaborativa y encontrar soluciones que beneficien a todos. 

psicologo zaragoza familia

¿En qué casos puede ayudar la terapia familiar?

Fortalecer Vínculos


Tristeza persistente
Desesperanza
Pérdida de interés en actividades que antes se solían disfrutar
Cansancio extremo
Dificultades de atención y concentración
Dificultad en toma de decisiones
Sentimientos de culpa

Mejorar la Comunicación


Preocupaciones excesivas
Nerviosismo
Ataques de pánico
Fobias
Problemas para relajarse
Ansiedad social

Afrontar Crisis o Cambios


Dificultades para manejar las demandas de la vida
Sensación de presión constante
Irritabilidad
Tensión

Fomentar el Crecimiento Personal

Dificultades para sentirse valorado/a y aceptado/a, o preocupaciones acerca de la apariencia física.

Promover el Cambio Positivo

Estrés relacionado con el rendimiento escolar, la carga de trabajo y las expectativas académicas.

Terapeuta para familias Zaragoza

Cómo funcionan las sesiones de terapia familiar

Las sesiones en un proceso de terapia familiar tienen una duración aproximada de 60 minutos y siguen una estructura que involucra la participación activa de todos los miembros. El proceso inicia con una evaluación inicial detallada de la estructura y funcionamiento de la familia en su conjunto. Durante esta etapa se profundiza en la historia familiar, las conexiones que existen entre los miembros, los roles desempeñados por cada individuo y las dificultades actuales que están impactando en la dinámica familiar. 

En colaboración con la familia se establecen unos objetivos terapéuticos claros, que servirán como brújula a lo largo del proceso. Estos objetivos son flexibles y podrán ser adaptados a medida que el proceso avanza. 

Durante las sesiones todos los miembros de la familia están presentes y se alienta la comunicación abierta y respetuosa.

El terapeuta facilita la conversación y explora las dinámicas interpersonales, identificando patrones disfuncionales en la interacción familiar, fomentando la comprensión mutua, explorando las perspectivas individuales y reduciendo malentendidos.

A medida que se identifican los problemas y dinámicas, la familia trabaja en conjunto para encontrar soluciones y estrategias. El terapeuta enseña habilidades de comunicación, resolución de conflictos y manejo del estrés. A lo largo del proceso, se evalúan los avances y se realizan ajustes según sea necesario, asegurando que los objetivos se cumplan y que la familia experimente un cambio positivo.

Al finalizar cada sesión, se realiza una síntesis de los temas abordados y se pueden asignar tareas o ejercicios específicos para que la familia aplique entre sesiones. Estas actividades fomentan la cohesión familiar y permiten poner en práctica las habilidades y estrategias aprendidas durante la terapia.

Conforme el proceso avanza y la familia empieza a implementar lo aprendido en su vida cotidiana, se inicia la discusión sobre la culminación del tratamiento. Esta fase se enfoca en consolidar los logros alcanzados y se establece un plan de mantenimiento personalizado para preservar y reforzar los cambios positivos logrados. 

Psicóloga para familias

Enfoque de la terapia para familias

El terapeuta familiar desempeña un papel esencial en la promoción del bienestar y la salud emocional en el contexto de las relaciones familiares. Su rol no solo implica comprender y abordar los desafíos que enfrentan las familias, sino también facilitar un entorno donde puedan surgir soluciones constructivas y restaurar los vínculos familiares. 

Actúa como un observador neutral y empático que evalúa las dinámicas familiares e identifica las áreas de conflicto y facilita la comunicación entre los miembros del sistema actuando como mediador imparcial y ayudando a que los miembros entiendan las perspectivas de los demás y sean capaces de desarrollar estrategias para resolver sus desacuerdos de forma saludable.

Tarifas terapia familiar

SESIONES SUELTAS

sesión
GRATUITA
  • Duración de 30'

SESIONES SUELTAS

60
POR SESIÓN
  • Sesiones presenciales

BONO DE 5 SESIONES

285
5 SESIONES
  • Sesiones presenciales

Preguntas frecuentes

Si tu familia está enfrentando conflictos persistentes, comunicación deficiente, tensiones en las relaciones o dificultades para resolver problemas, la terapia familiar podría ser beneficiosa. También puede ser útil si os encontráis en un periodo de cambios significativos en la familia, como divorcios, mudanzas o la llegada de un nuevo miembro a la familia.

Es común que haya resistencia en algunos miembros de la familia. Esto debe trabajarse para comprender qué hay detrás, es decir, explorar las preocupaciones y razones de esa resistencia. De cualquier forma, la participación es siempre voluntaria. 



Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
Ir al contenido